Violencia del crimen organizado es la principal causa de la fuga de niños y adolescentes centroamericanos

La violencia y la persecución promovidas por el crimen organizado son las principales causas de la fuga de niños y adolescentes de Guatemala, Honduras y El Salvador rumbo a América del Norte. El informe Arrancados por la Raíz fue presentado este martes 11 de noviembre, financiado por el Departamento de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO, por su sigla en inglés) y busca comprender qué es lo que motiva la salida de niños, así como identificar su necesidad de protección internacional, incluyendo el reconocimiento de la condición de refugiado. Por Adital.

La violencia y la persecución promovidas por el crimen organizado son las principales causas de la fuga de niños y adolescentes de Guatemala, Honduras y El Salvador rumbo a América del Norte, y no sólo la precariedad de las condiciones económicas y sociales o la separación de sus familias.

A partir de entrevistas, un nuevo estudio del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (Acnur) constató que más del 48% de los niños y niñas dejaron sus países de origen por causa de la violencia. El número de niños y adolescentes de América Central con necesidad de protección internacional más que se triplicó desde 2006, cuando el Acnur realizó un estudio similar con menores no acompañados en la frontera sur de México. En aquella época, el 13% requirió la protección internacional.

El informe ”Arrancados por la Raíz” fue presentado este martes 11 de noviembre, financiado por el Departamento de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO, por su sigla en inglés) y busca comprender qué es lo que motiva la salida de niños de Guatemala, Honduras y El Salvador, así como identificar su necesidad de protección internacional, incluyendo el reconocimiento de la condición de refugiado.

El estudio utilizó una metodología mixta basada en entrevistas individuales y en grupos. En total, se escucharon cerca de 280 niños y adolescentes de América Central, acogidos en las Estaciones Migratorias de la ciudad de México, Tapachula y Chiapas, de octubre a diciembre de 2013.

”Arrancados por la Raíz” muestra que entre las múltiples violencias sufridas por esos niños que viajan sin compañía se encuentran: agresiones físicas, intimidaciones, amenazas, violencia doméstica y sexual –evidenciando el grave nivel de inseguridad en que ellas se encuentran en ciertas regiones del Triangulo Norte de América Central. Las conclusiones del trabajo confirman la tendencia observada en el informe ”Children on the Run”, publicado por el Acnur en marzo de este año.

1

La situación regional actual presenta desafíos a la protección internacional de niños separados de sus familias. En primer lugar, se constató que existe una banalización de la violencia. O sea, a pesar de haber presenciado o sido víctimas de delitos graves, los niños y los jóvenes no temen por su seguridad.

Además, el deseo de reunirse con padres o parientes en otros países es otra consecuencia de la violencia, más que la motivación principal de la migración. Finalmente, el estudio revela que la detención prolongada de inmigrantes desalienta a niños y niñas a solicitar refugio o los hace abandonar el proceso en la esperanza de obtener esta protección en otro país.

”México dispone de un sistema de protección internacional y un marco legal que contemplan la protección del refugio –a partir de la definición ampliada del término ”refugiado”– y de protección complementaria. Esto permite a esos niños y niñas de América Central contar con los mecanismos legales necesarios”, dijo Hambi Bukhari, representante del Acnur en México. ”Estamos confiados que la implementación de una política migratoria garantice el acceso a los mecanismos de reconocimiento del refugio a todas las personas que necesiten protección, especialmente esos niños que están viajando solos”, dijo.

Entre las recomendaciones del estudio está la importancia de adoptar mecanismos de identificación de niños y adolescentes con necesidades de protección, de acuerdo con un abordaje y cuidados especiales acorde con cada franja etaria. También medidas eficientes para detectar en tiempo hábil la necesidad de protección internacional, garantizando la no devolución de los niños a sus países de origen.

Otra recomendación es la importancia de que los funcionarios que actúan en la cuestión tengan sensibilidad para escuchar, entender y responder a esas necesidades específicas, evitando la deportación y el retorno forzado de los niños y adolescentes, y garantizando que ellos puedan tener acceso al mecanismo de solicitud de refugio implementado por el gobierno mexicano.

2

”Es preciso dar visibilidad a las consecuencias humanitarias de los altos niveles de violencia existentes en América Central para que se puedan elaborar respuestas adecuadas para contenerlas. En el informe del Acnur se proporcionan datos valiosos para entender la situación de los niños y adolescentes no acompañados, con recomendaciones muy bienvenidas para atender a sus necesidades de protección”, afirmó Benoit Collin, del Departamento de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO), que financió el informe.

El estudio ”Arrancados por la raíz” fue elaborado por el investigador de Antropología Social Abbdel Camargo y puede ser encontrado (en español).

Vea el documento completo:

Vea el Resumen ejecutivo:

Fuente:
  • Adital:

Comentarios