Gobernanza de recursos minerales: desafíos y respuestas

Se presentan en esta revista diversas situaciones generadas por la actividad industrial de la minería, mostrando la conflictividad y sufrimiento a los que está dando lugar y el deterioro ambiental provocado. Se mencionan también iniciativas locales o regionales para responder a estos problemas. Son 10 artículos procedentes de diversas partes del mundo, que pueden alimentar nuestro conocimiento del tema, y que constituyen materiales importantes para participar en el FORO CONVERSEMOS DE MINERÍA que se encuentra en el banner que encabeza este website. Promotio Iustitiae, n° 118, 2015/2

Editorial

Por Patxi Álvarez sj

El ser humano ha venido extrayendo minerales del subsuelo de un modo continuado desde el neolítico. La revolución industrial produjo un incremento acusado de esta actividad para satisfacer las demandas de los mercados. Asimismo creó la maquinaria necesaria para aumentar la escala de la explotación. Disponer de minerales nos ha permitido producir múltiples artefactos sofisticados, de los que hoy estamos rodeados y que precisamos para desarrollar nuestra vida moderna. Dependemos de ellos para nuestra salud, transporte, comunicación, educación, electrodomésticos caseros, etc. Sin ellos nuestro modo de vida no sería posible.

En las últimas décadas esta actividad minera ha experimentado un crecimiento aún mayor. Nunca antes en la historia se había extraído una cantidad tan grande de minerales en tantos lugares del planeta. Hay una carrera frenética por explorar nuevos yacimientos y extraer su riqueza. Vivimos un boom histórico de la minería.

La minería requiere ingentes inversiones para las que las grandes compañías están mejor preparadas. Muchas de ellas son multinacionales. Como contrapartida, las minas resultan muy lucrativas. En los últimos quince años los precios de los minerales han permanecido elevados, debido al incremento del consumo en muchos países emergentes. China en particular ha tirado fuertemente de la demanda. Esto ha permitido que bastantes naciones hayan podido crecer económicamente de modo sostenido durante todos estos años, basándose en la exportación minera. De ahí que los Estados den la bienvenida a la exploración y explotación de los recursos minerales, como fuente de ingresos para el país.

Sin embargo, los perjuicios que la minería causa en el entorno son notables, tales como contaminación del medioambiente, la transformación del paisaje, la expulsión de la fauna, el inquinamento de los suelos o la contaminación de las aguas. Algunos de ellos están ligados necesariamente a la propia actividad, que es sumamente agresiva. Otros dependen del modo en que ésta se lleve a cabo, por lo que hay mejores y peores vías de realizarla.

Con la extensión de la extracción minera son cada vez más los lugares golpeados por la violencia que porta consigo. Muchos de ellos son espacios habitados por comunidades humanas que experimentan el deterioro de su salud, la expropiación de sus tierras o el desplazamiento. De ahí que surjan numerosos conflictos. Bastantes de estas comunidades son indígenas. La ocupación de su territorio golpea su modo de vida y amenaza su propia subsistencia. A veces habitan en regiones muy remotas, donde su sufrimiento queda oculto. En determinadas latitudes los recursos minerales se convierten en el combustible imprescindible de la guerra o el recurso en disputa por parte de facciones armadas. Hoy la minería es una fuente constante de conflictos.

La Compañía de Jesús acompaña desde hace décadas comunidades que se han visto afectadas por la actividad minera y que se encuentran en todo el mundo. Algunos jesuitas han sido asesinados al defender estas comunidades. El diálogo entre jesuitas procedentes de estas diversas regiones ha generado la conciencia de estar afrontando un desafío global. De ahí que en el año 2008 se decidiera crear una red global de incidencia ignaciana (GIAN, en sus siglas en inglés), para la Gobernanza de Recursos Naturales y Minerales (GNMR).

Una presentación de su posición y objetivos ya fue presentada en Promotio Iustitiae 110 en el año 2013. El solo nombre de la red –que alude a la ”gobernanza” o buen gobierno– expresa la necesidad de abordar esta realidad desde el diálogo de diversos interlocutores que deben ser atendidos en el desarrollo de la extracción minera. Se trata de población local, propietarios, compañías, ambientalistas, administración del Estado, etc.

En este número preparado por miembros de la red de GNMR mencionada incluimos diez artículos procedentes de las distintas Conferencias de la Compañía. En ellos se presenta la situación generada por la actividad minera, se muestra la conflictividad y sufrimiento a la que está dando lugar en las poblaciones locales, se alude al deterioro ambiental provocado y se mencionan iniciativas locales o regionales que se están emprendiendo para responder a estos problemas. El conjunto ofrece una panorámica sumamente preocupante, pero también incita a involucrarse en la defensa de las comunidades afectadas y del medioambiente y ofrece posibilidades para responder de modo generoso y creativo.

Original español

Notas:

  • El Secretariado para la Justicia Social y la Ecología de la Curia General de la Compañía de Jesús publica Promotio Iustitiae en español, francés, inglés e italiano en la página web: www.sjweb.info/sjs. Allí podrá acceder a todos los números editados desde el año 1992.
  • Si desea hacer algún breve comentario sobre un artículo será sin duda bien recibido. De igual modo, si desea enviar una carta para su inclusión en un próximo número de Promotio Iustitiae utilice por favor la dirección, el fax o el correo electrónico indicados en la contraportada.
  • Les animamos a reproducir los artículos total o parcialmente siempre que lo consideren oportuno, agradeciéndoles que citen a Promotio Iustitiae como fuente y que envíen una copia de su publicación al Editor.

Fuente:

  • Promotio Iustitiae, n° 118, 2015/2

Comentarios