Entendimiento del impacto de la minería en La Nueva Esperanza, Honduras

“Nos reunimos con miembros de la comunidad de La Nueva Esperanza, un pueblo en el municipio de Tela, departamento de La Atlántida, que han estado luchando para proteger su tierra de la explotación minera durante más de 12 años”, manifestó Kristi Tasala, representante de Jesuitas del Canadá Internacional que junto a pequeño grupo que representa a los apostolados jesuitas en Canadá y los EE.UU, visitó Honduras en septiembre 2013 con el propósito de conocer esta realidad, el papel de la Iglesia y cómo ser solidarios con los jesuitas en Honduras y las personas que atienden. Por Kirsti Tasala

Honduras es un país con una rica historia, geografía impresionante, y de gente generosa. Pero también es un país que lucha para hacer frente a la violencia y las amenazas de muerte, donde se llevan a cabo a menudo con impunidad.

Las razones de la violencia son increíblemente complejas, pero una cuestión que está más relacionada a los conflictos es la extracción de recursos minerales. Honduras cuenta con importantes depósitos de oro, plata, zinc, plomo, hierro, mineral, y el antimonio, y en 2011, las exportaciones mineras generaron 206,5 millones de dólares, según la Asociación Nacional de Minería Metálica de Honduras.

En septiembre de 2013, un pequeño grupo que representa a los apostolados jesuitas en Canadá y los EE.UU. visitó Honduras. La delegación fue organizada por la Conferencia Jesuita de EE.UU. y acogida por el padre Ismael ”Melo” Moreno Coto, director de Radio Progreso y el Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación, una radio de la comunidad jesuita y centro de investigación social en Honduras.

El grupo visitante incluido jesuitas y colaboradores laicos, entre ellos dos miembros del Comité de Gobierno de Recursos Naturales y Minerales (GNMR), una las prioridades de la Red Ignaciana Global de Incidencia (Global Ignatian Advocacy Network en Inglés o GIAN).

La visita duró nueve días, y lo que escuchamos y vimos durante este tiempo era inquietante, confuso y trágico. El propósito de la visita fue conocer más acerca de la realidad social y política de Honduras, la respuesta de la Iglesia a los desafíos actuales, el papel de las relaciones internacionales, y cómo ser solidarios con los jesuitas en Honduras y las personas que atienden.

1

Como representante de ”Jesuitas del Canadá Internacional”yo estaba particularmente interesada en el impacto de la nueva ley minera, aprobada y ratificada por el Congreso de Honduras a principios de 2013, y desarrollada con el apoyo de la Agencia canadiense para el Desarrollo Internacional.

Conocida como la Ley General de Minería, esta nueva norma fue aprobada y ratificada el 26 de enero de 2013, poniendo fin a la moratoria sobre los permisos de explotación desde el año 2006 que el ex presidente Manuel Zelaya firmó y que canceló todas las concesiones mineras futuras en ese momento.

Zelaya propuso un proyecto de ley al Congreso de Honduras en mayo de 2009 que incluía la prohibición de la minería a cielo abierto, el uso de cianuro y mercurio, y que requiere el consentimiento de la comunidad para cualquier licencia o concesión minera, entre otras cosas.

El golpe de Estado en junio de 2009 paralizó el proceso legislativo de esta propuesta de ley. Esta nueva ley se encontró con la oposición continua mientras se llevaron a cabo nuevas concesiones mineras y de exploración de las zonas mineras para el desarrollo bajo un nuevo marco legislativo. La nueva ley se cumplió con la oposición y quienes se oponen a la invasión de sus tierras son a menudo amenazados y criminalizados.

Durante nuestra visita nos encontramos con personas de diversos sectores de la sociedad, los que luchan directamente para defender su tierra contra la violación, y otros que les acompañan y apoyan en su lucha.

Nos reunimos con miembros de la comunidad de La Nueva Esperanza, un pueblo en el municipio de Tela, departamento de La Atlántida, que han estado luchando para proteger su tierra de la explotación minera durante más de 12 años. Temen los mismos problemas de destrucción y de salud ambiental que han afectado a otras comunidades.

Uno de los miembros de la comunidad nos dijo: ”La vida es dura ahora, los niños no pueden ir a clase y el profesor es acosado. Nadie puede vivir en paz, porque cuando los empleados de la empresa minera entran en la comunidad, la gente corre por las colinas, lejos de sus hogares por miedo. La comunidad también se divide.

Enrique, un miembro de la comunidad, dijo que recibió un disparo durante una reunión en la comunidad. Él no quiere la mina y está preocupado por las consecuencias ambientales negativas. ”Ya ha habido peces muertos encontrados en el río, que fluye en tres colores diferentes. La tala de árboles (árboles fueron cortados en la preparación de la mina) ya ha causado problemas.

Enrique teme que mueran más peces y que el agua se contamine si la mina se construye. Durante generaciones, la comunidad ha dependido del río León y las tierras circundantes, y quieren protegerlo.
La presencia de las autoridades ha aumentado recientemente en La Nueva Esperanza, pero en lugar de asegurar la protección, los miembros de la comunidad se sienten aterrorizados. Los que trataron de acompañar y apoyar a la comunidad también se han sentido amenazados.

Dos observadores internacionales fueron secuestrados durante varias horas debido a que acompañaban a una mujer en la comunidad que no quiere vender su tierra. Además, un sacerdote local y persona de apoyo a la comunidad recibieron amenazas de muerte.

Una persona que está hablando en contra de los ataques a los que se someten los nuevos proyectos mineros es
el obispo Michael Lenihan, OFM de La Ceiba, Honduras. La delegación se reunió con el obispo Lenihan una tarde y compartió las actividades de su grupo. El 1 de junio de 2013, la asamblea diocesana de La Ceiba se reunió y sus miembros convinieron que la industria minera presenta serios problemas en toda la región.

La Declaración de la Diócesis de La Ceiba fue lanzado el 26 de junio 2013 para expresar sus preocupaciones acerca de las actividades mineras en el departamento de La Atlántida. En una conversación con Lucas Hansen, SJ, editor revista de América y miembro de la delegación, el obispo Michael Lenihan, OFM de la Diócesis de La Ceiba, y uno de los signatarios de la declaración, compartió sus pensamientos.

Publicamos aquí un extracto de una entrevista que apareció en la edición de 10 de febrero 2014 de América, titulado Justicia minera: La defensa del medio ambiente y eliminación de la violencia en Honduras:

Luke Hansen: ¿Qué nos puede decir acerca de la expansión de los intereses mineros en Honduras?
Obispo Michael Lenihan: El Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz ha publicado recientemente un documento sobre el amor de la creación y la necesidad de proteger a la madre tierra y no abusar de ella ni explotarla. Tiene que haber un diálogo y el respeto a las personas. En esta región no ha habido ningún respeto o el diálogo con el pueblo. Grupos armados presionan a los terratenientes a vender sus tierras. Ese es el gran problema aquí.
Entramos en un diálogo con algunos de los mineros en La Atlántida. Hemos reunido a la comunidad dos veces, pero hemos fracasado en detener a un minero prominente en la región. En un momento, él nos dijo que si no podía ganar en paz, él traería a la gente por la fuerza. Nos lo dijo de forma no oficial en la reunión, pero creo que es de conocimiento público ahora. Hay un montón de tensión en la zona. Es una situación muy difícil. Hemos hablado con la gente y tratamos de mostrar la solidaridad con ellos. A veces, plantándole cara a la maquinaria del estado, es difícil tener éxito y convencerlos de no explotar la tierra.
Lucas Hansen: ¿Cómo surgió la declaración diocesana sobre la minería? ¿Ha tenido alguna respuesta positiva por parte de los católicos?
Obispo Michael Lenihan: La carta [declaración] se produjo después de un gran debate. Dejamos que las ideas maduren. Llevamos a cabo ciertas cosas, agregamos algunas, y al final nos pareció que era el momento adecuado para publicar algo. Hemos decidido que vamos a hacer algo para apoyar Padre César [Espinoza] y denunciar lo que creemos que es injusto para apoyar a la gente como un signo de solidaridad con las personas que están sufriendo todo esto.
En general, la respuesta fue muy positiva y un montón de gente nos felicitó por la carta. Uno de los obispos en Choluteca dijo que tenía una reunión con grupos antiminas, y utilizó algunos de nuestros pensamientos y reflexiones para hablar con la gente. Los políticos, sin embargo, se mostraron negativos porque no quieren que la Iglesia de involucrarse a ese nivel. No hemos recibido amenazas, porque creo que fue muy equilibrado, basado en el Evangelio, la enseñanza de la Iglesia y el carisma franciscano de amor por la creación.

Un artículo relacionado por Lucas Hansen, Down to Earth: Una lucha por la tierra y el poder en Honduras, se publicó el pasado febrero de 2014.

Desde su regreso a nuestros respectivos hogares, los miembros de la delegación se quedaron conectados a la labor de los jesuitas y sus socios en Honduras.

Uno de los resultados es el desarrollo de un proyecto de promoción de Minería y Justicia Ambiental para Centroamérica. Este proyecto de promoción se dirige a los objetivos de la red GNMR, ”para apoyar y abogar con y para las personas y comunidades afectadas por la minería.

El proyecto tratará específicamente para crear conciencia y fomentar la capacidad local para llevar a cabo la vigilancia ambiental de la salud, la educación comunitaria, y eficaz defensa en América Central y el Caribe, sobre todo en Honduras, El Salvador, Guatemala, y la República Dominicana. El proyecto será dirigido por la Conferencia de EE.UU. y llevado a cabo durante los próximos años.

Nota:
  • Foto en el cuerpo del texto: Ismael ”Melo” Moreno Coto, SJ, el director de la Radio Progreso quien recibió la delegación
  • Autora del artículo: Kirsti Tasala es la Coordinadora y Alcance Juvenil en Jesuitas del Canadá Internacional. Anteriormente, Kirsti trabajó con organizaciones sin ánimo de lucro en el desarrollo comunitario y la educación en Canadá y otros países. Kirsti también vivió y trabajó como voluntaria en Costa Rica, Kenia, Inglaterra, y Japón.
Fuente:

Ecojesuit.com:

Comentarios