Encuentro de Jóvenes Indígenas en Shulinab, Rupununi. Nuestra cultura, nuestra espiritualidad, nuestra Tierra.

El jesuita Jim Conway, S.J. nos relata los resultados de la convención de jóvenes indígenas macushi y wapishana realizada a final de noviembre del año pasado.

Preservar la cultura indígena, arraigada en la protección de la madre tierra y la naturaleza, fue el punto central de una convención de jóvenes indígenas macushi y wapishana, realizada al final del mes de noviembre de 2016 en la comunidad de Shulinab, Región del Rupununi, en la Guyana Inglesa. Siendo la primera de este tipo en años recientes, se organizó principalmente con el fin de marcar y dar gracias por el Año de la Misericordia, que terminó con la fiesta de Solemnidad de Cristo Rey.

Cerca de 170 jóvenes indígenas católicos –representantes de quince comunidades amerindias del centro y sur de Rupununi, se reunieron en la enorme maloca (benab) del pueblo. Construido deliberadamente para reuniones comunales, el benab –un edificio circular fabricado completamente con materiales naturales tomados de los bosques de las vecinas montañas Kanuku– proveyó un espacio apto para escuchar las presentaciones e historias sobre la cultura, la identidad y la espiritualidad indígena, y para evidenciar que el hilo que une cada una de estas tres dimensiones es la afinidad de los pueblos indígenas con la ‘madre tierra’.

Cuatro de estas presentaciones fueron realizadas por la ONG South Central People’s Development Agency (SCPDA) de Shulinab, la cual compartió con la joven audiencia su trabajo galardonado, consistente en mapear las tierras tradicionales del pueblo wapichana en la Región 9 de Guyana (Rapununi). Los esfuerzos de la organización ya habían sido reconocidos a principios de año en París cuando la SCPDA ganó el Premio Ecuatorial de las Naciones Unidas durante la XXI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático.

1

Fotografía: Flickr - Rustom Seegopaul. Licencia Creative Commons.

Nicholas Fredericks, tuxaua (capitán) del poblado y miembro de la SCPDA describió la forma en que la tecnología moderna ayudó a monitorear la actividad en el sur de Rupununi, alrededor de la montaña Marudí. La cobertura de las fotografías y videos capturados por un pequeño dron que sobrevolaba el área de Marudí, mostró cómo varias franjas de tierra y bosques habían sido destruidas y cómo los ríos fueron contaminados. Puso de relieve la forma en que la destrucción en una parte de la región había tenido impacto en otra; la contaminación de un arroyo en una parte del área minera había llevado inevitablemente a la contaminación aguas abajo, en otra parte del río.

En varias ocasiones durante el fin de semana, los ancianos compartieron pequeñas perlas de sabiduría de las tradiciones wapishana y macushi. A menudo recurrieron al recuerdo de las historias que les fueron transmitidas por sus ancestros. Muchas de las narraciones orales revelaron un mundo oculto de creencias y sistemas, costumbres y tradiciones que hoy en día están siendo rápidamente olvidadas y perdidas. El escuchar las historias cautivó la atención de los jóvenes y encendió en algunos de ellos el deseo de aprender más sobre sus ancestros y su modo de vida.

Una enorme fogata, encendida el sábado en la noche, dio continuación al compartir y se volvió el centro de un montón de cantos y bailes. El fuego abrasador también se usó para hornear pan, poniendo la masa en el extremo de un palo y suspendiéndola encima de las llamas. Ancianos y jóvenes por igual se sumaron a la “panificación”.

Resultó apropiado terminar la convención con la Misa de Cristo Rey Universal. La eucaristía, en sí misma la transmisión de un recuerdo, exaltó a un rey de la misericordia que caminó junto a su gente. De hecho, como lo hizo con los dos extraños en el camino a Emaús, nuestro Rey había caminado con nosotros: había hecho arder nuestros corazones en el curso del fin de semana a través de las historias contadas y las experiencias compartidas. Fue fácil pues, al final de todo, reconocerlo en la repartición del pan.

2

Fotografía: Flickr - Allan Hopkins. Licencia Creative Commons.

Fuente

  • Fotografía principal: Flickr - Allan Hopkins. Licencia Creative Commons.

Comentarios