Centro Prodh - México Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez

Desde su creación por la Compañía de Jesús, en 1988, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Prodh (Centro Prodh) se ha planteado defender, promover e incidir en la vigencia y el respeto de los derechos humanos en México. Su misión es promover y defender los derechos humanos de personas y colectivos excluidos o en situación de vulnerabilidad o de pobreza, para contribuir a la construcción de una sociedad más justa, equitativa y democrática, en la que se respete plenamente la dignidad humana.

¿Qué hace el centro Prodh?

Desde su creación por la Compañía de Jesús, en 1988, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Prodh (Centro Prodh) se ha planteado defender, promover e incidir en la vigencia y el respeto de los derechos humanos en México.

Como fruto de su compromiso, se ha caracterizado fundamentalmente por la cercanía a las víctimas y la profesionalidad en la defensa y promoción de los derechos humanos.

La misión del Centro Prodh es promover y defender los derechos humanos de personas y colectivos excluidos o en situación de vulnerabilidad o de pobreza, para contribuir a la construcción de una sociedad más justa, equitativa y democrática, en la que se respete plenamente la dignidad humana.

1

Algunos logros relevantes del Prodh son:

  • Los procesos educativos que han reforzado la labor de grupos regionales.
  • La presencia activa en diversas redes de organizaciones.
  • La interlocución con instancias académicas y de investigación.
  • La defensa de casos claves en los procesos de democratización y justicia en el país.
  • Activismo, litigio y otras formas de participación exitosa ante instancias internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, los Comités y los mecanismos especiales de la Organización de las Naciones Unidas, como son los Relatores Especiales. De igual forma, el Centro Prodh colabora con organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional, la Oficina en Washington para

Asuntos Latinoamericanos, Human Rights Watch, la Organización Mundial contra la Tortura, la Comisión Internacional de Juristas, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), entre otras.

  • En septiembre de 2001, el Centro Prodh recibió el Estatus Consultivo ante el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. De igual manera, la institución es reconocida como Organización Acreditada ante la Organización de Estados Americanos.

Lecciones de incidencia

Centro Prodh: Experiencia de Incidencia para promover la creación de una Visa Temporal para Transmigrantes

Contexto

México es un país de expulsión y de tránsito de migrantes. Los ”transmigrantes”, como se les conoce, son principalmente centroamericanos que intentan llegar a los Estados Unidos, atravesando territorio mexicano.

Actualmente la mayoría de personas ”transmigrantes” carecen de documentación legal e ingresan a México por los diferentes puntos de cruce que existen, a lo largo de los 1.140 kilómetros de la frontera sur.

2

Según las cifras oficiales de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, más de 22,000 personas transmigrantes -aquellas personas que buscan cruzar territorio mexicano a Estados Unidos- son secuestradas cada año por grupos del crimen organizado, muchas veces con la colusión de autoridades.

Esta tragedia humanitaria que ya ha sido condenada enérgicamente por órganos internacionales de derechos humanos, afecta de manera sumamente brutal a las transmigrantes mujeres, la mayoría de las cuales sufre abusos sexuales en territorio mexicano; además las víctimas de secuestro son extorsionadas, torturadas e incluso asesinadas si sus familias no pueden pagar un rescate.

En este marco, el Centro Prodh, emprendió acciones de incidencia tendientes a lograr la creación de una visa temporal para transmigrantes como posibilidad para la protección de los DDHH de las personas que enfrentan esta experiencia.

Propuesta legislativa para la creación de una Visa Temporal para Transmigrantes

Experiencia de Incidencia

La propuesta legislativa de la creación de una Visa Temporal para Transmigrantes, se trata de una iniciativa civil encaminada a terminar con los secuestros y otros abusos graves que viven día a día las personas migrantes en México.

La propuesta, redactada por el Centro Prodh con la colaboración de contrapartes, fue impulsada por una coalición de organizaciones de la sociedad civil y casas del migrante, con la activa participación del Obispo de Saltillo, Raúl Vera López, quien fue galardonado en Noruega en 2010 con el Premio Rafto de Derechos Humanos por su defensa de la población migrante.

Actualmente, según las cifras oficiales de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, más de 22,000 personas transmigrantes -aquellas personas que buscan cruzar territorio mexicano a Estados Unidos- son secuestradas cada año por grupos del crimen organizado, muchas veces con la colusión de autoridades.

Esta tragedia humanitaria que ya ha sido condenada enérgicamente por órganos internacionales de derechos humanos, afecta de manera sumamente brutal a las transmigrantes mujeres, la mayoría de las cuales sufre abusos sexuales en territorio mexicano; además las víctimas de secuestro son extorsionadas, torturadas e incluso asesinadas si sus familias no pueden pagar un rescate.

Al ofrecérseles un estatus temporal de protección (propuesto por un periodo de dos meses), las personas transmigrantes podrían viajar en transporte público en vez de viajar en los trenes cargueros, así di#cultando los secuestros masivos de personas y privando al crimen organizado de hasta millones de dólares, así como generando ahorros importantes en recursos humanos y financieros del Estado mexicano.

Además de ser una obligación moral atender la crisis humanitaria a gran escala que viven las personas transmigrantes en el país, al posibilitar la regularización de transmigrantes, el Estado mexicano desempeñaría un papel relevante en la construcción de una solución a la compleja situación de orden mundial que representa la migración y tendría la autoridad moral y política para exigir un trato digno para las personas mexicanas que emigran a Estados Unidos sin una documentación regular.

3

Objetivo

El objetivo principal era la creación de un estatus regular accesible (es decir, sin requisitos imposibles) a la población transmigrante que le permitiera cruzar el territorio mexicano de forma más segura. Concretamente se propuso una visa (objetivo concreto de la campaña), pero el objetivo más amplio era generar apoyo entre el público, las autoridades, los medios de comunicación, los actores internacionales, etc., para la implementación de algún estatus o acuerdo para esta población, que no necesariamente tiene que ser una visa prevista en una ley. Los objetivos se pueden resumir así:

De largo plazo:

  • Incidir en la situación vivida por las personas transmigrantes en México, de forma tal que no sufran tanta violencia a manos de agentes estatales y particulares.

De corto plazo:

  • Incidir en la Ley de Migración y/o su Reglamento para promover un mayor acceso a un estatus legal en México para el grueso de la población transmigrante.
  • Colocar el tema de transmigrantes en la agenda nacional e internacional, los medios de comunicación y la opinión pública, generando así presión y acciones a favor de la integridad física y psicológica de las personas transmigrantes.
  • Contribuir a generar alianzas entre organizaciones y casas de migrante alrededor del tema de la necesidad de que las personas transmigrantes cuenten con un estatus legal en el país.

Resultados

La propuesta se lanzó en el marco de las discusiones en el Senado y la Cámara de Diputados acerca de una iniciativa de Ley de Migración presentada públicamente en diciembre de 2010.

Se trata de la primera Ley dedicada exclusivamente al tema de migración en la historia de México. Tras una serie de actividades de campaña e incidencia por parte de varios grupos de la sociedad civil, el Congreso aprobó la Ley de Migración.

El texto de la Ley no excluía la posibilidad de una visa para transmigrantes pero al no contemplarla explícitamente, el resultado inicial de la campaña fue negativo. Finalmente, tampoco el eventual Reglamento de la Ley retomó la propuesta de visa para personas transmigrantes.

Sin embargo la campaña por la visa y por los derechos de los transmigrantes han rendido algunos frutos: mediante acciones nacionales (reuniones con congresistas, boletines de prensa) e internacionales (audiencia temática ante la Comisión Interamericana, difusión de información y documentos en español, inglés y otros idiomas) se elevó el perfil de la problemática y se colocó la propuesta de visa o estatus legal en los medios de comunicación.

Tanto el gobierno estatal del estado de Chiapas, como un partido político en el Senado, presentaron ante el Senado (nacional) propuestas legislativas para otorgar un estatus legal a los transmigrantes. La necesidad de facilitar la regularización de personas migrantes fue retomada en términos generales por el Relator de Migrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) después de su visita al país en agosto de 2011.

Podemos afirmar que la exigencia de un estatus legal para personas transmigrantes sin duda forma parte del debate nacional sobre el tema.
Lamentablemente, al no concretarse la propuesta u otras acciones efectivas de parte del Estado mexicano para frenar la violencia en la ruta migratorio, somos testigos de cómo los secuestros y otros abusos graves contra personas migrantes siguen y se recrudecen en la actualidad.

Fuente:
  • Documento Lecciones de Incidencia. Centros Sociales de la Compañía de Jesús en América Latina comparten sus experiencias y lecciones de incidencia, página 8 al 11: Clic Aquí

Comentarios